Amar pese a todo

Veamos cuantos intentos de revivir el blog me llevan a actualmente revivirlo.

Suponiendo que todos hicieron su tarea de ver el video y están listos para una serie de luchas entre opiniones, les muestro la mía:

En primera, nadie desea que su hijo nazca con problemas. Todos deseamos que nuestros hijos nazcan sanos y así se mantengan. No nos gusta verlos sufrir, queremos que tengan una vida plena y sean felices. Pero es una realidad que no todos los hijos nacen sanos ni se mantienen sanos. Es triste, si, pero no podemos cegarnos ante las anormalidades de los genes, fallas quirúrgicas o enfermedades ambientales (por mencionar algunas). Estoy de acuerdo con los padres que menciona: Si yo tuviera un hijo con alguna discapacidad, me encantaría que no hubiera nacido así; por lo mismo que queremos que nuestros hijos estén sanos y felices. Ahora, mi hijo nació así ¿qué hago? 

Primero sería egoísta y maldeciría mi suerte, Dios, y el mundo en general. Después me informaría de la enfermedad. Por último amaría a mi hijo. Para mí, un hijo es un hijo; no importa si es gay, ciego, tiene Síndrome de Down o inmovilidad en las piernas. Un hijo es una creación tuya (y del sexo contrario hablando biológicamente) y me es algo inhumano, innatural, no querer a un hijo por una discapacidad. 

¿Ustedes qué opinan?

-Padme

Lili Sofía

Cinéfila hasta la médula y fanática de lo irreal en la realidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario y visita al blog. Se aprecia mucho(: