Para él, viejo amigo.

Alguna vez tuve un mejor amigo. Recuerdo como en poco más de un año se desarrolló una gran amistad, un gran sentido de protección mutuo. Nosotros mismos también cambiamos. Te conocí siendo una pequeña persona con grandes problemas, o quizá pequeños problemas hechos grandes. Te ayudé y te apoyé, te relacionaste con más gente, aprendiste, cambiaste. Cambiaste y me cambiaste.

No pude contra esa corriente que me alejaba de ti. Intenté desafiarla, pero mucho me temo que fallé miserablemente. Tiempo después comprendí que conforme crecías, ibas encontrando nuevos mundos (algunos buenos, otros malos) y la energía del misterio te conquistaba. Fuiste directo a descubrirlas, sin darte cuenta que había gente que estabas dejando detrás. ¿Cómo culparte? Eres un pequeño niño descubriendo lo que el mundo puede hacer. Debería decirte que tienes que tener cuidado con eso, porque cada vez que descubres un nuevo mundo, estás olvidando. No me gustaría que alguien más viviera como yo. 

Encontrar viejas palabras, una vieja carta, me trae una gran nostalgia y unas inmensas ganas de volver a cruzar palabra contigo. Quizá llegaríamos a un entendido después de unas mentadas de madre, pero sé que regresarías a saltar entre mundos, y no quisiera volver a sentirme vacía sin mi mejor amigo.

Así lo vi. Así lo veo. Tal vez tú tengas otro punto de vista, pero mientras tanto, esperaré por ese futuro donde nos volvamos a encontrar y sigamos donde dejamos las cosas.


-Padme

Lili Sofía

Cinéfila hasta la médula y fanática de lo irreal en la realidad.

1 comentario:

  1. Nothing's to difficult not to be done, you just have to believe.
    Get chance and luck Padme
    Tschuss

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario y visita al blog. Se aprecia mucho(: