(-iera). La peor conjugación

Breathless - Jean Luc Godard.

Juguemos a que nos comunicamos entre ilustraciones, entre canciones, entre miradas ocultas. Juguemos con nuestros pensamientos más ocultos que nuestros amigos no ven.
Tal vez estuvimos echos para chocar y desaparecer hasta en las tesis doctorales.
.
Mi caso fue de alguien oculto en un jarrón modernista sin ganas de mostrar el erotismo de un monstruo con caderas. Soy un monstruo, una bruja; amor, ¿no lo ves? Me alimento de la gente que ha perdido la cabeza, de los que tienen miedo de ver su reflejo y encontrar su pecho vacío. Mi alimento son los que piden la influencia de químicos ajenos a nuestro cuerpo para sentir el pequeño placer que es vivir.
.
No fueron cinco, ni ocho; fueron dos los que arruinaron mis sentimientos vírgenes. A veces la tristeza de verano los trae de nuevo ante mis pesadillas. Ojalá se fueran. Ojalá no hubieran pisado los mismos pasos que yo. No. Espera. Ojalá tú sí los hubieras pisado. Tu, el de los ojos perdidos y manos que lloran. Me hubiera gustado que bajaras conmigo y sintieras la tierra o bailado bajo las luces de una discoteca que toca canciones que solo nos atrevemos a escuchar si está el radio encendido.
.
Lánzame una cuerda al cuello y hazme mirar hacia atrás mientras intento concentrarme en el presente. Total, ¿de qué me sirve estar aquí? Saltando en la delgada línea que divide la fantasía de la realidad; una lucha interna por el control del corazón frío y negro que me mantiene respirando. Estoy loca, cariño, mejor déjame a la orilla del mar para al menos irme brillante frente a la arena.

Lili Sofía

Cinéfila hasta la médula y fanática de lo irreal en la realidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario y visita al blog. Se aprecia mucho(: