Un Café Amargo

Mentiras tras mentiras. Ambos mentimos: Unas para salvarnos el pellejo y otras para solo tener un poco más de tiempo. 

Pusiste tu mano en mi mejilla para intentar consolarme. Pero yo ya no quería tu tacto, así que la aparté. Me miraste con cara triste, pero veía como intentabas mantenerte firme. Al mismo tiempo, yo también procuraba mostrar dureza en mis ojos. Paré por última vez en ellos. "Ojos cafés, tan cafés como el café. ¿Redundancia? No. Siempre fuiste relajante y disfrutable, me hiciste feliz y me cautivaste. Pero también me diste un sabor amargo, tal y cómo lo hace el café en ciertos paladares. Quizá al final terminé cayendo también eso eso". 

Me di la vuelta y desaparecí. Sentía mi cabello danzando detrás mio. Tal vez danzaba porque se creía libre, o tal vez era porque los vientos soplaban a mi favor. Quería voltear, pero jamás lo hice: Ya no había futuro ahí.





--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Cambiando de tema:
¡Llegué a los 60 seguidores! Y a que no adivinan quién fue la gran afortunada de ser mi sextoagésima seguidora... 

¡Esther!

Bueno, bueno, quizá ustedes no la conozcan, pero déjenme decirles que es una persona extremadamente talentosa en edición de videos (ahí fue donde la conocí), escribiendo crónicas en su bellísimo blog "Crónicas de Radhuk", tomando fotooooos, y... ah mierda, es fantástica. Soy una gran fan de su imaginación, redacción y edición... Solo es un honor que me siga. Comparto con mucha alegría esta noticia y los invito a pasarse a sus diferentes redes para que conozcan sus trabajos. De verdad, de verdad, de verdad, ¡háganlo!


Mierda, ahora tendré que escribir menos tonterías para causar una buena impresión.

Ja, ja, ja, ni esa yo me la creo.


-Padme


P.S a Esther: El link a Twitter desde tu blog está roto.

Lili Sofía

Cinéfila hasta la médula y fanática de lo irreal en la realidad.

3 comentarios:

  1. ¡Hola, Padme! ¿Qué tal estás? :D La verdad es que fue toda una sorpresa ver que me seguías en mi blog personal. Me siento muy halagada por tus palabras. ¡Eres simplemente genial! Y me alegro de poder leerte por aquí. Escribes estupendamente. Apenas he tenido tiempo para revisar bien tus entradas, pero lo haré y te dejaré comentarios con mis impresiones.

    Acerca de esos cafés amargos... Ese sabor que al principio inunda el paladar, pero luego quema en la garganta... Retiras la taza de los labios y aspiras el olor de los granos molidos sin saber si te apetece dar o no otro trago. ESE café. ESE sabor. Tu relato sencillamente me ha encantado, aunque me da pena saber que a todas y a todos nos ha tocado beber esa clase de "cafés" alguna vez.

    En fin, gracias por tu tiempo, por esas palabras y por seguirme. Yo con gusto soy tu 60ª seguidora ^^ ¡Enhorabuena por este fantástico blog! ¡Nos leemos pronto!

    Abrazos~

    PD: Tienes razón con el enlace de Twitter. ¡Se cayó! Pero bueno, tenía fácil solución y ya está arreglado. ¡Mil gracias por avisar! :D

    ResponderEliminar
  2. ¡Adelante con los debates kantianos ! jajaja no por favor, ese hombre causa muchos líos. Felicidades por los sesenta! :D un beso y lamento lo de la entrada, andamos por los mismos lares. Un beso!

    ResponderEliminar
  3. Te he nominado a un premio en mi blog :)
    http://unblogdelocas.blogspot.com.es/2014/09/9-premios-d.html

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario y visita al blog. Se aprecia mucho(: