En las grietas hay flores. Y son tuyas.

Leo Berne

Es una extraña competencia donde el cerebro se divide en dos: Entre saber que es la realidad y entre que aseguras son demencias tuyas.
Porque siento la alegría brotándome como flores en mi piel, siento el amor llenándome los pulmones y todo lo veo tan claro que de pronto ya no requiero de anteojos. 
Pero dentro de todo siento unas pequeñas punzadas que crecen cuando la distancia se engrandece. A tu lado les inyecto un sedante, sola, me cubro los oídos. Los días pasan y tengo que recurrir a una burbuja para protegerme, que eventualmente los pensamientos encuentran la forma de entrar. 

Son los pequeños detalles los que activan las grietas. Procuro decir que solo son mal entendidos. Sin embargo, no puedes tener una planta y regarla con lo suficiente para que no muera al día siguiente. 

Pienso que das todo por regalado, ya no te importa lo que pasará después hasta que te encuentras en ése después. En los días cotidianos todo lo frágil y difícil se vuelve sobre mi. 
La gente no cambia. 
Y aún así sigo aquí esperando a que llegues un día con una flor a enamorarme como la primera vez.

Me deslindo del pasado para crear un estable presente. ¿Dónde estás tú? ¿En la línea entre esos dos tiempos? Mirando otro universo con unos ojos prestados. Baja y mira los míos. Quédate.

Sé el Sol que busco cada mañana. Sé el calor que mi cuerpo necesita. Bésame, no para conseguir sexo; para mostrarme que te importo: Que tus dedos dancen en mis cabellos, empújame hacia ti, susurra a mis labios, toma mi cara entre tus manos y observa cómo eres ante mis ojos.


-Padme

Lili Sofía

Cinéfila hasta la médula y fanática de lo irreal en la realidad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario y visita al blog. Se aprecia mucho(: