Heaven Knows I've Tried

Conforme pasan los años, cada vez tenemos que tomar decisiones que definirán nuestro presente. Y conforme pasan estos años, cada vez extrañamos más nuestra niñez. ¿Quién no extraña esa sensación de libertad? Eramos libres, podíamos ser lo que quisiéramos, éramos invencibles. Extraño la sensación de solo tener que preocuparme si tendría suficiente tiempo hoy de jugar. Claro, también teníamos otras preocupaciones; pero ninguna que fuera a definir nuestro presente, nuestro futuro tanto. 



Somos adolescentes. No sabemos nada. Creen que al cumplir 18-19 años ya sabemos que hacer con nuestra vida. ¡JA! ¿Cómo nos pueden dictar que decidamos qué hacer con nuestras vidas si ni siquiera sabemos cómo sobrevivir al verdadero mundo? Incluso, si se dan cuenta, somos tratados como mayores cuando les conviene.

Claro que extraño mi infancia, ¿quién no? Con tantas presiones alrededor de nosotros ¿quién no quisiera restarse 10 años y ponerse a jugar con sus juguetes favoritos, romper una piñata, ver la caricatura preferida? Lo peor es que no podemos mandar todo al carajo... 

No podemos mandar todo al carajo...


-Padme

Lili Sofía

Cinéfila hasta la médula y fanática de lo irreal en la realidad.

2 comentarios:

  1. La adolescencia es una etapa difícil, aunque muchos quisiéramos que fuera más fácil, así es esta vida. Sólo se trata de soportar los cambios repentinos, enfrentarlos, porque esta etapa no dura para siempre, y tiene sus cosas buenas :)
    Personalmente no extraño mi infancia, es sólo por razones personales :) aunque oigo de muchos decir que la echan de menos.
    Besos♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sí: Todo tiene lados buenos y malos. Y claro, todos somos diferentes y cada quién extraña cosas diferentes lo cual es válido. Muchas gracias por tu comentario. Saludos!

      Eliminar

Gracias por tu comentario y visita al blog. Se aprecia mucho(: